Fixomull: ¡La segunda piel del patinador!

Jan 26, 2018   //   by lyda.avila   //   noticias  //  No Comments

El patinaje es un deporte de caídas. Desde que los niños comienzan en escuela los golpes y los raspones se van convirtiendo en el pan de cada día: ¡Al principio los padres cierran los ojos con cada caída de sus bebés! Es un deporte de accidentes, resbalones, costalazos y laceraciones a diestra y siniestra.

La piel del patinador siempre está expuesta en cada caída. Dependiendo de la superficie de la pista y de la calidad del asfalto, cada raspón dejará una herida de diferente profundidad y muchas veces una cicatriz como marca del deporte para el resto de la vida.

Esos raspones y heridas mal cuidadas muchas veces se convierten en queloides, que aunque no son peligrosos sí son terriblemente antiestéticos.

Conociendo que el patinaje implica en su naturaleza, caídas, raspones, peladuras, quemones, es decir frecuentes heridas en la piel, cada patinador y cada papá de patinador debería aprender cómo lidiar con esos accidentes que como una lija desaparecen porciones de piel de forma tan dolorosa.

Quienes han sufrido estas laceraciones en rodillas, nalgas, muslos, los huesos de la cadera, espalda, en fin en zonas del cuerpo que necesitamos cubrir con ropa, entienden que el dolor y el ardor van a hacer imposible vestirse sin llorar o siquiera moverse.

Por eso usted como papá de patinador debe incluir en su botiquín personal el Fixomull. ¿Y qué es esa cosa? El fixomull es una cinta elástica creada para cubrir heridas ya sean superficiales o profundas. Es un producto que ayuda a que la piel se regenere.

El Fixomull es una especie de cinta. Pero cuando al usarla uno se siente como usando papel contact. Esta cinta tiene un adhesivo hipoalérgico que pega super bien sobre la piel. Es ideal para cubrir esas heridas del patinador en las zonas donde ninguna ‘curita’ va a pegar: rodillas, articulaciones, partes del cuerpo del deportista que va a seguir en campeonato y necesita que su movilidad no se afecte: El fixomull se puede cortar a la medida de la herida y se acomoda a cualquier parte del cuerpo.

¿Cómo se pone el fixomull?

  1. La prioridad: que la herida esté perfectamente limpia y desinfectada. La limpieza debe estar bien hecha, detallada: las pistas y las rutas del patinaje de carreras están llenas no solo de mugre, si no de polvo, tierra y arena: La herida debe estar LIMPIA.
    Poner fixomull sobre una herida que no ha sido bien desinfectada solo significará una infección bien sancochada. ¡OJO! No importa qué tanto llore el patinador, o qué tan duro se crea como para no necesitar ni que le limpien.
    Y no olvide que muchas veces los paramédicos por afán, porque no saben, o porque no tienen los elementos necesarios en sus ‘botiquines’ dejan las heridas a medio limpiar y la cubren con gasa. Siéntese a esperar la infección en esa herida.
  2. Una vez la herida está perfectamente limpia, se mira el área que tiene el raspón y se corta el fixomull de la medida necesaria para cubrir la herida.
  3. El fixomull es una tela que se despega un papel. La tela se pega a la piel mientras el papel se va removiendo. El fixomull debe cubrir completamente la piel lacerada.

El fixomul es permeable al aire y al vapor de agua: ¡No se angustie! No es una tela que le sancocha la herida. Esa laceración está ventilada porque el fixomull es poroso. El cubrir la herida ayuda a minimizar el riesgo de infección (si la limpiaron adecuadamente ANTES de cubrirla con fixomull).

Una vez puesto el fixomul el patinador se va a sentir adolorido pero con la posibilidad de moverse, vestirse y anotar otra de esas ‘medallas’ de patinador: ¡Otro raspón!

El fixomull le va a permitir al patinador bañarse normalmente con agua y jabón (Aunque se recomienda mantenerlo seco las primeras 24 horas), sin sentir que el mundo se va a acabar. Va a poder ponerse la licra, la ropa, el uniforme y  volver a sus rutinas lo más normalmente posible.

Algo que es habitual es que a través del fixomull salga un poquito de agua. ¡No se lo arranque que no se está infectando! Siempre que el goteo no sea exagerado y no haya ni el más mínimo mal olor, el fixomull está haciendo su trabajo: Permitiendo que la piel se regenere y la herida sane.
Al bañarse aproveche para remover con agua y jabón el fluido amarillito que va saliendo.

Cuando usted arranca el fixomul sin necesidad y antes de tiempo lo que está haciendo es quitando a las malas la piel que ya ha ido sanando.

Si le da por meterse a la piscina, a la tina de hielo o sumergirse en agua por más de 5 minutos, el fixomul se va a empapar y eso incrementa el riesgo de infección.

¿Cómo se retira el fixomull?

El fixomul NO se arranca. Muchos patinadores se sienten más valientes entre más se maltratan la piel, los pies, el cuerpo. Le recomendamos un poco más de responsabilidad con su piel y con su salud.

Usted puede sentir y ver cuando la piel se ha regenerado y es posible quitar el fixomull:

  1. Ponga aceite (de bebé, vegetal, de oliva) sobre el fixomull hasta que quede empapado.
  2. Envuelva con vinipel (plástico) y verá que el fixomull se desprende con facilidad.

Si le parece costoso, no necesita comprarse la caja completa que le venden en cualquier Locatel o Farmatodo. En las droguerías hospitalarias se la venden por metro: ¡Justo lo que necesita!

Señor patinador: ¡Pare de sufrir! Y por favor, lea, actualícese y aprenda cómo cuidar sus heridas aunque le parezcan superficiales, ¡su piel se lo agradecerá!

Leave a comment